25 mar. 2013


Fotografía by victoria



Tendido el sentimiento
en el cordel del tiempo,
marchitos por el sino
va perdiendo sus sueños
uno a uno en el viento.
 
 
©Diosa(E.M.R)

Todo lo dicho.

 
Fotografía by mrsfahrenheit
 
 
 
Todo lo dicho
 

Antes, ahora y después,
son palabras nómadas en el aire
sin rumbo, sin fortuna de una tierra..
donde arraigar la raíz de sus anhelos,
no sabes que sin agua de ese cielo
ni el ojo de fuego , yacen de  frío...
en un limbo perdido de silencio,
¡Ay! lo que hace el amor, donde me faltas
quiero llenar la soledad de hojas..
que dibujé con tu sonrisa...
arriba y abajo, del techo al suelo
en las horas que dormita la noche
aunque lo tachen de locura ciega,
¡Dame al menos un aliento de vida!
que la ausencia no las mude a espinas
y desde el alma hasta la boca
desangren el verbo del tiempo,
que a fuerza de costumbre hizo su nido...
en la oquedad más profunda del pecho.
 
 
 
©Diosa(E.M.R)

Impaciente..

 
 
Impaciente...
 
 
La sombra que asoma en la puerta
devora las luces del día
hasta llenar el vientre de la nada
de auroras encendidas,
ansiosa de algo más la vida
muerde el tiempo de espera..
entre las comisuras de la boca,
ese que pasa en la mirada
desde el alba a la madrugada
con una lentitud pasmosa,
repican inquietos los dedos
una melodía de martinete
sobre la superficie de la mesa
donde dispuesto está el café
y un revoltijo de papeles
para entre tanto matar la ausencia,
que a la espalda el silencio
se sabe a salvo de momento
entre el suelo y el techo,
a pesar del desasosiego
el latido dando palos de ciegos,
arriba, abajo, pasea sin tregua
el aliento sobre la lengua
deseoso de unirse al viento
que habita en el pecho del sueño.
 
 
©Diosa(E.M.R)

Como querer...quiero.



Fotografía by victoria.35photo.ru



Como querer...quiero.
 

¿Cómo puedo fabricar sueños?
desde los papeles en blanco..
si los labios muerden duelos
y se fue secando el aliento
con el tiempo y la rutina,
aun dándole un buen tiento
a ese vaso lleno de viento..
al despertar cada mañana,
asfixiado está el pecho
en una nada polvorienta.
 
 
 
Como querer quiero, ¡gritar!
que en la lengua se muere hambrienta
la palabra desmenuzada,
pero la maldita sal del silencio
pegada al costal de este cuerpo
no deja echar a navegar
los barcos de las ilusiones,
cubriéndose de herrumbre
y de un olvido sin retorno
en el abismo de mi vientre.
 
 
 
©Diosa(E.M.R)

 
 
 
Cierro los ojos
no hay frontera, ni valla;
Abro las alas
nada que me detenga.
¿ADónde fue
la imagen en mi cabeza?
sueño de arena,
en los labios del viento
un deje a esperanza.
 
©Diosa(E.M.R)

Que hiciste amor..




Photography-Lali Perrault

Que hiciste amor..


¿Qué hiciste con la piel de jaspe?
aquella tallada de indiferencia,
si nada antes pudo agrietarla
aunque empeño le pusiera la vida
en hendir la coraza pétrea..
que en mil contiendas se fraguara,
¿cómo lograste entrar al pecho?
cerrado a cal y canto al tiempo
despertando con tu aliento el latido....
que aletargaba inviernos
logrando que nacieran primaveras
en las esquinas del sentío...
y anidaran las mariposas
en las entrañas del deseo,
¿Por qué hiciste pedazos el silencio?
poniendo en el labio el verbo del sueño...
para después irte como llegaste
dejando en carne viva el alma..
sin ni siquiera enterarme de nada,
que hiciste amor, que hiciste..
para que aún ahora en vez de olvido
siga acariciando el recuerdo
de aquello que traiste contigo.


©Diosa(E.M.R)

Donde me faltas..




Donde me faltas...
 

Entre el pecho y la espalda
cuando el aliento se escapa del labio
y en vez de oxígeno inhalo ausencia..
hasta llenar los pulmones de nada,
cuando descansan las manos del tiempo
en los hombros desnudos de esperanza..
sintiendo que todo me pesa
que parecen hundirse
los pies en un charco de arena,
allá donde los silencios habitan
entre las sombras de las horas
y el recuerdo es un fantasma de viento
que se cuela por las rendijas
de está piel agrietada sin sueños,
me faltas en ese lugar
donde se pierde la mirada
buscando un punto de luz ciega
una aureola de aquella quimera
que le daba alas a mi mente
y era una inyección de vida.
 
 
©Diosa(E.M.R)

Dame vida


Dame vida...
 
 

Aquel cálido abrazo que el tiempo
guarda en el regazo de las horas..
junto a los latidos errabundos
del exhausto corazón del mundo,
la piel del día como envoltura
para el alabastro que en las sombras
del jardín silente de la luna...
deja escapar gotas de rocío
entre los párpados del olvido,
dame de nuevo ese último beso
como aquella tarde de noviembre
en el andén de las despedidas..
en el punto aciago de partida,
que el recuerdo que en el pecho sembre
no se me marchite entre los dedos..
y al aliento en el labio del viento
esas alas del sueño sin rumbo
retornen a las cornisas del cielo;
¡Donde nacen todas las auroras!
 
 
©Diosa(E.M.R)
 

Hacedora de sombras..




Hacedora de sombras...


¿Por qué vienes silenciosa?
a traerme un puñado de migajas..
en tus bolsillos de éter,
a poner la miel en el labio
con ese aliento del sueño..
que esboza en las paredes
la faz de un ente del tiempo,
si en los párpados exangües
la luz de un lucero se extingue..
en el vientre de la nada.


¿Por qué envuelves el recuerdo?
en tu manto de oscuridad
si luego lo dejas desnudo
sobre esta piel de anhelos
que abraza el latido del pecho..
y dejas que acaricie con los dedos
un pedazo de universo,
a qué juegas nómada de las horas
si luego me lo arrebatas sin más
para entregarselo a la aurora.


©Diosa(E.M.R)

Desconoces..



Desconoces...


Que me hago enigma ante tus ojos
para que no logres adivinarme..
ni dejar a la intemperie del tiempo
está piel urdida de anhelos..
entre la amalgama de versos,
y enmaraño en mis dedos
los hilos de un secreto...
tan añejo como el recuerdo,
por no saber, no sabes ..
que apreso entre los labios
un puñado de sueños..
ahogando en la saliva
el sentido de sus alientos..,
que dejo caer un túpido velo
de silencio y olvido..
cuando en realidad quisiera..
dejarlos libres en el viento,
aún dejando resquicios abiertos..
a la vista del mundo...
no es fácil desentrañar lo profundo..
sin apostar la vida en ello,
y aunque jugarás a supuestos
lo cierto es que nunca pusiste empeño
desconoces que siento, para ti...
siempre fui y seré un misterio.


©Diosa(E.M.R)

 
 
 
Cuánto más ciega
más fuerte es el clamor,
dentro del pecho.
Un corazón con sueños
no aloja ningún miedo.
 
 
©Diosa(E.M.R)

Bendita locura



Bendita locura...


Si por retraerme hacía dentro
hasta desaparecer en mis sueños..
en ese espacio que inventarme puedo...
perdiendo la noción del tiempo,
de todo aquello que ahoga el aliento
en la garganta del silencio..
del aire viciado de podredumbre
de un mundo que sigue su rumbo
ajeno al grito moribundo..
en las entrañas de los suyos,
si por cerrar los párpados al día
danzando con las sombras..
con los entes de viento..
en las esquinas del recuerdo
bajo la lluvia de cualquier otoño,
o reirme sola y hablarle en voz baja
a los oídos de la madrugada...
a los perfiles ciegos de la nada
en los espejos sin azogue,
o vagar por el filo del abismo
con los brazos de par en par..
como si fueran alas desplegadas,
piensan que perdí la cordura...
esos que se creen cuerdos;
¡Bendita locura la mía!


©Diosa(E.M.R)

Esquiva ventura...

 
 
Esquiva ventura..


Sigo añadiendo hilos del sueño
uno tras otro al ovillo del tiempo..
aunque haga mucho que la alegría
no se siente a mi vera..
en este rincón del olvido
donde tan sólo la penumbra..
es la única fiel compañía,
aunque a veces crea tenerla cerca
hasta sentir el calor de su aliento
en la piel de la nuca
y un escalofrío en la espalda
me haga perder la cordura
a la vez que el hado travieso
enmaraña a la urdimbre del sentío
las hebras del recuerdo,
y en este pecho herido de silencio
maldeciendo las horas de la luna
niegue hasta tres veces su nombre..
antes del alba en la ventana,
porque a sabiendas sé que sólo juega...
conmigo la esquiva ventura.


©Diosa(E.M.R)

Perdida...

 
 
Perdida...


En una dermis tan extraña
que más que piel
es sudario del tiempo,
no sé si bajo su gélido lienzo
sigue palpitándome el pecho
o ese sonido quedo
es lamento de viento,
un agónico aliento
que gorgotea en las heridas..
en un charco de sangre
sin coagular por el invierno.



Extraviada tras las esquinas ciegas
de ese laberinto de axiomas
donde los sueños son sólo las sombras
de la esencia de sus orígenes,
no sé si el labio está cosido
con hilos de silencio
o es que mude el habla de sitio
olvidando luego cual era,
dejando abandonada la palabra
quizá errando la nada...
entre la lengua y las entrañas.



©Diosa(E.M.R)

De aquella mano..



De aquella mano...


Me adentré a ese sueño
que prometía en sus labios de viento
allanar el suelo de piedras
e iluminar de auroras
el rostro de las sombras
en la rutina de las horas,
de la caricia de sus dedos
el verbo se hizo verso...
en la lengua de anhelo,
en el suspiro de esta boca
que una vez más lo nombra
entre las comisuras del silencio,
de aquella mano... el tiempo
como alfanje sego las hebras
dejando mis palmas vacías
y extendidas hacía la nada..
sin un atisbo de esperanza,
clamando al cielo que le llueva
aunque sean migajas..
de un firmamento sin estrellas.



©Diosa(E.M.R)