25 mar. 2013

Perdida...

 
 
Perdida...


En una dermis tan extraña
que más que piel
es sudario del tiempo,
no sé si bajo su gélido lienzo
sigue palpitándome el pecho
o ese sonido quedo
es lamento de viento,
un agónico aliento
que gorgotea en las heridas..
en un charco de sangre
sin coagular por el invierno.



Extraviada tras las esquinas ciegas
de ese laberinto de axiomas
donde los sueños son sólo las sombras
de la esencia de sus orígenes,
no sé si el labio está cosido
con hilos de silencio
o es que mude el habla de sitio
olvidando luego cual era,
dejando abandonada la palabra
quizá errando la nada...
entre la lengua y las entrañas.



©Diosa(E.M.R)