25 mar. 2013

Impaciente..

 
 
Impaciente...
 
 
La sombra que asoma en la puerta
devora las luces del día
hasta llenar el vientre de la nada
de auroras encendidas,
ansiosa de algo más la vida
muerde el tiempo de espera..
entre las comisuras de la boca,
ese que pasa en la mirada
desde el alba a la madrugada
con una lentitud pasmosa,
repican inquietos los dedos
una melodía de martinete
sobre la superficie de la mesa
donde dispuesto está el café
y un revoltijo de papeles
para entre tanto matar la ausencia,
que a la espalda el silencio
se sabe a salvo de momento
entre el suelo y el techo,
a pesar del desasosiego
el latido dando palos de ciegos,
arriba, abajo, pasea sin tregua
el aliento sobre la lengua
deseoso de unirse al viento
que habita en el pecho del sueño.
 
 
©Diosa(E.M.R)