25 mar. 2013

De aquella mano..



De aquella mano...


Me adentré a ese sueño
que prometía en sus labios de viento
allanar el suelo de piedras
e iluminar de auroras
el rostro de las sombras
en la rutina de las horas,
de la caricia de sus dedos
el verbo se hizo verso...
en la lengua de anhelo,
en el suspiro de esta boca
que una vez más lo nombra
entre las comisuras del silencio,
de aquella mano... el tiempo
como alfanje sego las hebras
dejando mis palmas vacías
y extendidas hacía la nada..
sin un atisbo de esperanza,
clamando al cielo que le llueva
aunque sean migajas..
de un firmamento sin estrellas.



©Diosa(E.M.R)