15 ene. 2012

La promesa...





En cada alba que raya en la ventana
nace en mis labios la misma promesa,
no dejar que la nada haga presa
la palabra en sus hilos de desgana.


En el paso de las horas prendida...
en la acerba saliva de la lengua,
en gorgoteos sin aliento mengua
sus alas de luz la alevilla herida.



Aunque en el pecho siempre ande a la brega
contracorriente por salir a flote...
del abismo del vientre de la muerte.


Una y otra vez choca como ciega
en los bordes hirientes del gañote,
empeñada en cambiar su aciaga suerte.



Exhausta, casi inerte
vuelve a liarse en lo acre del sentido,
en la malla de otro sueño fallido.


©Diosa(E.M.R)

2 comentarios:

Rosasinmás dijo...

Entiendo y comprendo esa promesa, que jamás deberías dejar de hacerte... Un abrazo.

Diosa(E.M.R) dijo...

Tú si que me entiendes amiga!
Un abrazoo