22 jun. 2011

Tú...





Sólo eres la voz del sueño
aquella que el viento nombra..
al lejos, ente sin ceño
en un cristal marfileño..
que al alba duerme en la sombra.


©Diosa(E.M.R)

[๑◠ ◡Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ]




Edición:©Diosa(E.M.R)

Etéreo nimbo...




















Una amalgama gaseiforme
emerge ante mí....de la nada
rasgando el tul de las sombras,
como si la boca de la noche
exhalara una nube de humo albo
desde sus pulmones de viento,
no sé si la mente se engaña
o los ojos ciegos de blancos
perfilan un contorno esteliforme
del recuerdo saliendo del estrato,
un brazo extendido de niebla
deslizándose en el vacío..
alargo mi mano en un vano amago
de poder rozarlo por un momento,
¿Cómo tocar lo etéreo?
si su verbo es fluido del sueño
y al exiguo contacto de mis dedos
tal si estos fueran cristales de hielo,
lo quiebra en miles de partículas
de esencias vaporosas en el tiempo
que se desvanecen de nuevo....
en el vórtice de la inexistencia.


©Diosa(E.M.R)

Cuéntame luna





¿Por qué asomas tras la ringlera zarca?
¡Bizarra barca!

¿Desde cuándo danzas con las estrellas?
¡Ondas de huellas!


¿Cómo zurcas linfas del universo?
¡Ninfa del verso!
¡Bizarra barca!
¡Ondas de huellas!
¡Ninfa del verso!


Si la corriente va en sentido anverso
y doblega el velaje de ilusión,
¿Cómo mantienes rumbo al corazón?;
¡Barca, ondas de huellas..ninfa del verso!


@Diosa(E.M.R)

9 jun. 2011

[♒]




Envuelta en blancos
alza al techo sus ojos,
espira el pecho.
En el éter del tiempo
un halo de silencio.


©Diosa(E.M.R)

Dispares...




El cuerpo, verbo de sentidos
que se cubre de olvidos...
bajo una capa de cal del silencio,
una estatua de sal
que lame la lengua del viento,
mientras a sus pies reptan tiempos
con una parsimonia abrumadora
y ante las pupilas vidriosas
se despeñan los sueños
como lágrimas extintas del cielo
en el abismo de la nada.




El alma, voz interior que no calla
ni asfixiándola en la garganta
o mordiendo su aliento entre los labios,
golpea desde adentro
como un demoledor latido
abriendo brechas en la piedra
por las que penetran auroras
las cuales dan calor al pecho,
y este cegado de quimeras
se desnuda en palabras
dejando a la intemperie su misterio.





©Diosa(E.M.R)

Mudar la piel..
























Por más que intento
mudar la piel de invierno
se ha hecho eterno atuendo
adherido a mi cuerpo,
epitelio de hielo
férreo a los cambios del tiempo,
que tan fácil sería
si este fuera un vestido más
entre tantos para elegir
colgando de una percha
en ese armario de la vida,
o si al depertar la mañana
como cualquier indumentaria
pudiese despojarme de ella
dejándola olvidada
sobre una silla,
para así ataviarme de primavera
de una epidermis cálida
que al rozarla las manos
no se estremecieran de frío,
de caricias de auroras
en las yemas de los dedos del viento
de tórridos alabeos
en la superficie del labio,
y no está cáscara de sin sentidos.


©Diosa(E.M.R)