14 nov. 2011

Desde mis ojos...


















Que de sombras se alzan del suelo
como gigantes voraces de viento,
y él tan pequeño ante su mole
con las manos vacías..
agrietadas de frío,
con el rugido del hambre en el vientre,
como las aves por unas migajas..
hurga en los despojos esparcidos
de esa urbe que mira hacía otro lado
evitando ver la miseria....
que le rodea con su aliento,
un hálito moribundo en silencio
en el olvido sin remedio,
que escuela más dura esa vida
si como maestro tiene al tiempo,
que antes de abrir sus alas
para volar en un sueño,
le ha hecho mayor sin ser niño,
segando años de cuajos,
como si nunca hubiesen existido.

©Diosa(E.M.R)

4 comentarios:

El Éxodo dijo...

Qué triste, pero qué hermoso.

Más besos.

Raiandoelsol dijo...

La realidad, llega hasta el alma, la conmueve y atormenta al corazón.

De nuevo saludos, mi Amiga.

Oréadas dijo...

Como dice Rafa, que triste pero que hermoso.
Puedo compartir este poema en mi facebook?
Ya me diras algo, por su puesto pondré la autoria.

Diosa(E.M.R) dijo...

Muchísimas gracias a los tres por vuestras palabras!

Besos!

posdt:Dari, te conteste en tu blog, lo que no estoy segura es si quedo el comentario, es que cuando le dí a mandar me dí cuenta que no estaba logeada, ya me dices vale!