8 sept. 2011

Al corazón..



Photography-Lali Perrault


A pesar de recubrirlo de inviernos
ralentizando los latidos
bajo estratos de hielo,
con el propósito de adormecer
en lo gélido los recuerdos
y de coagular la sangre en las llagas,
aún taponando tajos con vendas
empañadas en ungüento de olvido,
no logré que cicatrizaran
las viejas heridas del tiempo...
siguieron exudando la tristeza,
y antes de ahogarse en su hedor
gota a gota vertieron el humor
hasta formar un charco
que dejo secar en la indiferencia.




Por mucho que quise cerrarlo
una vez limpio de residuos
a cal y canto al aliento del sueño
este logró hallar una brecha
por la cual se coló sin más,
volviendo a acomodarse en su hueco
una amalgama de sentires,
y echando un pulso a la razón
que le dictamina no creer de nuevo,
como un suicida se aposta en los labios
dispuesto a dejar libre el sentimiento..
a besar el suelo, papel en blanco,
aunque pueda salir maltrecho..
prefiere arriesgarse a darse por muerto
cuando quizá le queden mañanas.


©Diosa(E.M.R)

4 comentarios:

El Éxodo dijo...

El tiempo es una herida que nunca cicatriza, que sólo se seca una vez que nos ha desangrado por completo.

Besos.

Rosasinmás dijo...

Ay ese corazón....
Es difícil marcarle la pauta, es el quien nos rige.
Bello, como todo lo que haces. Un abrazo.

Oréadas dijo...

Yo apuesto por arriesgar, siempre puede haber un cruce en el camino y todo cambie en el último momento.
Besitos :-)

Diosa(E.M.R) dijo...

Muchísimas gracias Rafa, Rosa y dari por vuestras palabras, siempre es grato contar con ellas, y perdonarme por la tardanza en contestar.

Besos!