21 jul. 2011

Luciérnagas




Vago el día atrapando
puntos de luz en la mirada,
echando uno a uno en el fondo
de su frasco de vidrio opaco,
y al caer la noche en la almohada
aprieto con fuerza los párpados
para que no se escapen,
el sueño comparece lentamente
y como ese niño curioso
que descubre algo nuevo en la repisa
lo toma entre sus manos,
lo pone boca abajo..
lo remueve de lado a lado
fascinado con lo que hay dentro
miles de pequeños destellos..
como bombillas pendiendo en la nada,
acaricia la tapa, la abre..
queriendo cogerlas entre sus dedos
pero huyen raudas
al bosque de las sombras en la mente
donde los recuerdos danza sin tiempo..
como diminutas luciérnagas.


©Diosa(E.M.R)

2 comentarios:

Rosasinmás dijo...

Hay veces que una quiere atrapar esos instantes que como luciérnagas alumbran y después desaparecen con la luz del día.
Como siempre la brillante aquí no es ninguna luciérnagas, sino tú mi amiga. Un abrazo.

Diosa(E.M.R) dijo...

Gracias Reina, eres única!
un besazo amiga:)