11 dic. 2010

Re-encontrarte





















Cada día oriento mi marcha
hasta el filo cortante..
del horizonte,
doblando la esquina del alba
esa que lleva calle abajo
a la plaza de la esperanza..,
y la brisa de la alegría
cual mano imperceptible
me empuja por la espalda
apresurando el paso
y el latido en el pecho,
con la mirada fija
más allá del asfalto
donde las sombras se recortan
dibujando siluetas
sobre el bordillo.,
ni la algazara de los niños
que corretean las aceras..,
ni la estridencia de los coches,
ni el bullicio de las personas
que se cruzan conmigo,
logran distraer mi atención,
camino absorta a lo que me rodea
con todos los sentidos puestos
en aquel punto,
donde una y otra vez,
te reencuentro y me encuentro
reviviendo los sentimientos
que creía perdidos
en la espiral del tiempo.


Aún sabiendo que fue un sueño
que todo fue algo incierto,
me basta con reencontrarte
en la morada del silencio,
en la dimensión imprecisa
que cohabita dentro de mí..,
cada vez que cierro los ojos.



©Diosa(E.M.R)

1 comentario:

El Éxodo dijo...

Quién pudiera conformarse con tanto y no seguir penando por no poder sumergirse en el todo.

Más besos.