14 oct. 2010

Ad Libitum...



















A placer despojo la piel
del gris sudario del olvido,
¡qué no está gélida la carne!
y la sangre corre por ella
como los ríos por la tierra,
que de regocijo late el pecho
bajo ese velo de silencio,
aunque llegue quedo el sonido
a las afueras del recinto,
y de los labios sólo salgan
exánimes palabras.




Que el tiempo transcurra no es óbice
para que duerman los sentidos,
¡qué no está ausente la mirada!
y la vida se asoma en ella
como la luz cada mañana,
que de gozo se impregna el alma
en cada pulso del destino,
aunque no se de por vencido
ante los muros de la mente,
y la razón en entredicho
ponga lo que está escrito.



A placer, sin impedimento
se derraman los sentimientos,
¡Qué no está el ser deshabitado!


Ad libitum...
alis Volat propriis.



©Diosa(E.M.R)

1 comentario:

El Éxodo dijo...

No es fácil despojarse de ese sudario.

Abrazos.