19 oct. 2009

Quietud...


















Tan sólo rota
por las notas del viento
combatiendo a mi espalda..
y en las cuales sin más
dejo llevar mi mente...,
mientras recorro
esa distancia
dibujada en el cielo
con mi mirada
a veces perdida en la tierra seca..,
¿Dónde quedaron?
los dulces trinos
(campanillas de risas)
de aquella niña...
que hoy es silencio
pegado a los pasos
y peregrino eterno
que camina a mi lado
cada intervalo..
de la ruta al olvido..
(cizalla entre tú y yo),
¡Dime luna de plata!
los secretos que callas
y que tu voz
quiebre esta calma
que envuelve mis sentidos..
(convirtiéndolos en puro granito),
despierta el alma…
que arrecie la tormenta
descargando palabras;
¡Qué esta quietud me mata!



©Diosa(E.M.R)

2 comentarios:

El éxodo dijo...

La quietud, el frío, el silencio, el olvido... la muerte.

Besos cálidos.

Ío dijo...

"... que arrecie la tormenta
descargando palabras;
¡Que esta quietud me mata!"

Y tan sólo rota ....

Cuanta tristeza leo en tu poema, amiga mía; espero que la tormenta haya despertado, lloviéndote palabras.
Gracias por tus versos, me encantan¡¡
Un beso, Diosa