26 nov. 2008

Naufragio..




Se fue a pique el bajel de la ilusión
yace en el fondo del descuido
en las aguas de la desilusión,
con su casco del todo hendido.



El tiempo lo ha cubierto de alatrón
denudando su colorido,
descarnado esqueleto sin timón,
pútrida sombra del olvido,

vestida de sargazos
y azafranado orín,
donde se adhieren las escolanías,

del desuso pedazos
y vestigio del fin,
espectro mudo en tus corrientes frías.


©Diosa(E.M.R)

Cenagal




















Como viento del desierto
arrasaste la parcela,
donde crecía en el huerto
aquel fruto del acierto
con sapidez a canela,
lo cubriste de areniscas
pudriendo hasta las raíces,
con las sustancias ariscas
naturales de ventiscas,
se murieron infelices.


(y no satisfecho luego)



Como tormenta del norte
de agua y nieve muy menuda,
congelaste hasta el soporte
que mantenía su porte
estaca fría y desnuda,
dejando tierra baldía
para el buitre carroñero,
que se nutre de agonía
con impune villanía;
¡Tal si fuera un vertedero!



©Diosa(E.M.R)

22 nov. 2008

[Ç##]




En lo más hondo
el compás de latidos,
rompe el silencio.


©Diosa(E.M.R)

Ocaso púrpura...





La añoranza pigmenta de púrpura las aguas
del mar en la vacía lámina de mis ojos,
linfas de olas bermejas, las lágrimas saladas
que vierten los espejos se enturbian de matojos.



Corrientes encarnadas que fluyen por mis venas
buscando el vado álgido del exilio, el olvido
en la orilla arenosa que lava la salmuera
del dolor que desgarra como alfanje el sentido.



Y se derrama gota tras gota en el temblor
de la ausencia, en el vacuo límite tan distante
donde la luz se esconde mudando el cielo en bruno;
¡cómo el velo que cubre del alma cada instante!



©Diosa(E.M.R)


Sin vida..














Cuando viste el desánimo
con harapos ambarinos la piel,
como si se trataran
de muros con papeles
desportillados,
y se desprenden
una a una las lascas de la esencia
que dibujo el cariño,
acaba cuarteándose
con las etapas,
-Papel envejecido
en la agenda del cuerpo-.


Cuando cose el silencio
con alfileres menudos los labios,
como si se trataran
de pobres mariposas
embalsamadas,
y se amontonan
todas las palabras en la garganta,
que sin poder salir
acaban ahogándose
en la saliva,
-naúfragas las cuerdas
en el mar de la voz-.




Cuando cubre el olvido
con estratos polvorientos los ojos,
como si se trataran
de dos muebles vacíos
sin perifollos,
y se resecan
todos los colores de las estampas
que moraban en ellos,
acaban apagándose
entre la bruma,
-faros abandonados
en los escollos del iris-.

Visto desánimo..
coso silencio........

cubro de olvido....

mi alma sin vida.


©Diosa(E.M.R)

15 nov. 2008

[ç#]





Cuando la luna
asome quedamente
tras la ventana,
entreabierta a la noche
tomará presta tu alma.

©Diosa(E.M.R)

Zozobra..




Lozana tengo la rosa
de mis labios y a la espera
de que se una con tu boca.



Y la espera desespera
haciendo que con las horas
pueda quedarse reseca.



Si le faltan los alientos
que le son tan imperiosos,
para que le broten besos.



Y mis senos piden guerra
con tus manos, en caricias
que aplaque el ansia que quema.


Cúpulas enhiestas, presas
en el calor de tus dedos,
y a tu lengua tan traviesa.



Y la demora acalora
concibiendo que en mi cuerpo
sea más fuerte la zozobra.



Lozana tengo la rosa
de mis labios, y en mi mente;
¡ansias de tenerte a solas!



©Diosa(E.M.R)

Lánguido suspiro..














Siempre es demasiado tiempo
para asirlo entre mis manos
frágiles ante la ausencia,

ni entre mis brazos postrados
extendidos casi yertos
hacía aquella extensión
donde reside la nada,
con sapidez a salmuera
amarga del mar de lágrimas
que vierten mis ojos lasos,
cobijo que se derrumba
cernido por el silencio
arraigado a las penumbras,
(espectros de la tristeza)

que ciñen esa reliquia
donde atesore momentos,
¡tantas veces la he abierto!

dejando escapar algunos
para impregnar el vacío
que cernía como soga
mi corazón,mi garganta
donde la hiel del olvido
atragantaba palabras,
que ahora nada contiene
de recuerdos, de lo nuestro.


¿Cómo instaurar lo perdido?
si se disgregó en el viento
álgido del abandono,
vestigio de mi nostalgia
un suspiro que se escapa
y un latido que en mi pecho;
¡sin remedio languidece!



©Diosa(E.M.R)

Desesperanza..




¿Qué fue de la ilusión?¿dónde volaron?
las mariposas que albergaban
mis sueños y que me sobrevolaban,
acaso se volatizaron..


entre nubes o en sombras que usurparon
muros, donde se arriconaban
cuando los respladores se apagaban,
y los silencios visitaron...



los pasillos de ayeres,
y con sus garras mudas
arañaron los recuerdos asidos,


con finos alfileres
a tabiques de dudas;
¡Hoy meros huecos de muros vencidos!



©Diosa(E.M.R)

13 nov. 2008

Simún...















Como viento candente del desierto
que fustiga al errante
aturdiendo sus pasos
entre las curvas dunas
y la tierra reseca,
reclamo del respiro
en hallar el oasis,
insolente remanso
de álgido aliento
donde la fronda oculta
el bálsamo anhelado.



En trémulos delirios el sediento
bebe del manantial
de la noche azulada
en las linfas verdosas
de la algente zozobra,
que acaricia tu nuca
y se mezcla en las ondas
de la piel arenosa,
-diosa de erial-
que se adhiere a su cuerpo
como tela nocturna.





Tormenta ardiente que agosta el deseo
con sus soplidos tórridos,
y sosiega la sed
del árido elemento
en el fresco vergel
de su cuerpo rociado,
el jardín deseado
con flores de ambrosías,
-fontana eterna-
donde ahitan tus labios;
¡La calor del simún!



©Diosa(E.M.R)

9 nov. 2008

Siempre la verdad..














Si tienes algo que decirme
mírame a los ojos, no dudes
ni titubees, hazlo firme;
que descifre tus inquietudes
y lo que pienso se confirme.



Si rehúsas mirarme de frente
y dejas que se descarríen
tus ojos en nada indolente,
no concibas que te sonríen
mis labios, donde estés ausente.




Frente a frente y las cosas claras
es como las quiero sin duda,
sin tapujos se ven las caras
y el pensamiento se desnuda;
sin tozudez ni cosas raras.





Si tienes algo que contarme
dímelo a la cara... o no lo hagas,
aunque la palabra desarme
y pueda ocasionarme llagas;
¡verdad siempre tienes que darme!


©Diosa(E.M.R)

[Ç]




Si Heracles no hubiera descendido
para completar sus obras,
y si una Diosa de la puerta de los muertos
no le concediera al mundo
tantas letras rebosantes de vida,
el averno tendría tal vez otro sentido.

Arturo (CatadordeBesos)


Gracias,un beso

Mariposas disecadas...

















El tiempo se encomendó de lacrar
para siempre mis labios
con su cruel rúbrica
(precinto a fuego vivo
que descarna la piel ),
y arden en mi garganta
esas palabras
que estaban por decir
como brasas quemando mis entrañas,
cenizas, polvo gris
que fluye por mis venas
y se derrama
como salmuera amarga
por los cristales
opacos, sin azogue...,

exangüe
el alma se desangra
sin presentar batalla
dejando al adalid
del silencio vencer,
más tu secreto
está a salvo
exiliado al olvido
(tierra de nadie
con sombras vacuas),
el refugio sagrado
donde se anidan
esas palabras
( mariposas
disecadas),
en la vitrina
de mi dolor.


©Diosa(E.M.R)

4 nov. 2008

Etapas...





Primavera en la acera
y estío en sus ojillos,
otoño en mis bordillos
e invierno en la vidriera.


©Diosa(E.M.R)

Soliloquio...


















En un diálogo mi mente
con la razón
en su poder
le pregunta al corazón;
-¿cómo y porqué?-
no se ha viene a entender
que amarte con todo el ser
es imprudente.



Y el corazón le contesta;
-no domino ir
contracorriente
cuando es más fuerte el sentir-
¡qué!...¿satisfecha?
mi pequeña inteligente
quizá quieres confidente
¡otra respuesta!




Y de esta charla interior
que el verbo muda,
la conclusión
es sin lugar a la duda,
que tú… mi amor;
¡vives en el corazón
y mueres en la razón
de mi dolor!.


©Diosa(E.M.R)

Atreviéndonos...




Te recorro… muy lentamente
la curvatura de la espalda
con mis dedos...,
con caricias incandescentes
que se avivan bajo la falda
con denuedo...,
parándome en cada hondonada
qué forma tu respiración
y mi empeño..
húmido en tu piel atezada
y agitada por la pasión
de mi aliento...,
a ras de tu cuerpo sin ropa
empapándote en mi deseo...,
boca a boca
el regocijo a quemarropa
me transita cual cosquilleo…
y sofoca.


Tu falda esconde la flor de mi anhelo,
Sus pétalos sueltan el aroma por cual desvelo.
Tiesa, mi hombría aúlla como lobo en agonía,
Su eco seduciéndote con tan dulce melodía.

Tus senos… tus senos mujer me provocan.
Tu arqueado torso le implora a mi boca
Que tus labios y los míos se roben el aliento,
Ese que en agitada pasión le dice al viento…
Atreviéndonos...... Atreviéndonos...

En el silencio de mis versos te ruego,
Desgarra tu falda mujer que quiero
Regar la flor que en tu cuerpo me sofoca,
Como ruiseñor beber su néctar y volverte loca
.


© Diosa(E.M.R) & Almathea