30 jun. 2008

El desván




Subir uno a uno los escalones
contando los pasos que doy,
y en cada rellano el ayer ..el hoy
en superficie de emociones.



La mano cogida a la barandilla
se desliza en reminiscencias
pasadas, guardadas con inocencias
en el fondo de una buhardilla.




Entre los trastos viejos
y un tanto polvorientos ,
repletos de historias ya desvaídas.



Espejos con reflejos
bastantes macilentos,
de sonrisas y alegrías vivídas.



©Diosa(E.M.R)

Pretensiones..


















No pretendo que tu boca
sea la que me murmure,
ni que tampoco aventure,
la palabra que trastoca
el sentido y todo aloca,
pues está es hoja que el viento
al paso del lapso lento,
se lleva como promedio
una.. al menos sin remedio;
¡dañando mi sentimiento!



Si pretendo que tus besos
sean los que me musiten
lo que tus labios omiten,
esos verbos sin excesos
-que mantienes sin más presos-
que discurran entre alientos
sin los entorpecimientos,
que pone la estupidez
y a veces la timidez;
¡por andar con miramientos!



No pretendo que tus manos
escriban hermosos versos
con adjetivos diversos,
pues igual que aeroplanos,
-son sutiles y livianos-
ni que dibujen pinturas
con pinceles de dulzuras,
para exaltar la belleza
tan sólo por gentileza,
¡cubriendo telas oscuras!





Si pretendo que tus dedos
con caricias dejen huellas,
al igual que las estrellas
en la noche sin enredos,
-dejan los huecos de miedos-,
y que naveguen mi piel
como si fuera un batel
rumbo a un nuevo horizonte,
y olas de mi mar remonte,
¡cómo sagaz timonel!


No pretendo que tus ojos
con ambición me devoren,
ni falsamente me adoren,
ni ser objeto de antojos
-para tu sed de remojos-,
que no soy fuente a beber
por el veguero placer,
que sus aguas son frescor
para aquel merecedor;
¡qué haga bien su menester!



Si pretendo en tu mirada
ver más allá de sus brillos,
como si fueran autillos
los míos de madrugada,
-cristal de alma enamorada-
y que consiga fundir
sin llegar a sucumbir,
el hielo de los olvidos
que recubrió mis sentidos;
¡ y los haga revivir!




©Diosa(E.M.R)

Ángeles del silencio..



Entre ángeles de piedras custodios del silencio
y de la paz eterna del frío cementerio,
deambula la muerte que no es ningún misterio
que su pestilente olor sin más lo diferencio.


Silentes ojos fríos sobre las blancas cruces
con árboles sombríos que sus ramas extienden,
encima de lápidas que las almas aprehenden
creando sombras chanzas entre tétricas luces.



Los cuerpos bajo tierra a la espera criando malvas
y mientras ellos firmes figuras impolutas,
fúnebres del destiempo y al son de las batutas,
me paseo con calma por sus veredas calvas.


Observada por esas esculturas silentes
bajo los claros rayos de la luna dormida,
voy como un alma más que reside detenida
al filo del más allá, en sus lindes malolientes.



©Diosa(E.M.R)


26 jun. 2008

Relicario...



Llevo colgado en mi pecho
un relicario de ofrendas,
esas que tú por despecho
negaste cualquier derecho,
por culpita de contiendas.
malas lenguas que no callan
ni por debajo del agua,
y como armas ametrallan
allá por donde estas vayan;
enardeciendo la fragua.



¿Por qué no me crees vida?
cuando digo que no miento,
si por ti hasta forajida
me haría y en mí guarida,
guardaría el sentimiento.
acaso no te he mostrado
la senda que lleva a mí alma,
rompiendo cualquier candado
que el tiempo haya colocado,
aunque perdiese la calma.





Llevo puesto un relicario
con tus fingidas promesas,
a la vez triste sudario
y mi fiel rosario diario,
lleno de lágrimas presas.
más así dejar de amarte
no consigo... ni lo quiero,
mucho menos olvidarte
ni de mi lado apartarte;
¡mi pícaro carcelero!



¿Por qué privas a mi boca?
de tus besos zalameros
si sabes bien que me aloca
si tu boca no me toca,
con alientos lisonjeros.
¿Por qué sigue esta distancia?
no comprendo la razón,
del porque de tu arrogancia
que es la gélida fragancia;
¡qué mata mi corazón!



©Diosa(E.M.R)

El largo camino...














Un día... hace ya tiempo comenzó a caminar
aquel largo camino,
con la idea de anclar
sus pies en el suelo más lejano
tras el cielo azulino.




Y como todo su equipaje la decisión
de no venirse atrás,
aunque la desazón
intentará filtrarse de mano
del viento y casi a ras.




Contaba piedras a cada paso muy atenta
que se hallaban en medio,
hasta perder la cuenta
de cuantas o de algún resultado
por la fatiga y tedio.



Más continuaba caminando día tras día
así luciera el sol
con toda su alegría,
o llorará el cielo disgustado
sin tener un control.





Y fueron mudando los colores del paisaje
por cada huella impresa
en su tardío viaje,
los árboles y el campo de blanco
con una capa gruesa.





Más ni el frío la detenía de su camino
aunque este se empeñara
ir contra su destino,
ella llevaba hasta él cada paso
porque de amor se ampara.





Un día..hace mucho tiempo emprendió aquel camino,
con pasos marcados por un único sentido,
¡ estar siempre contigo!



©Diosa(E.M.R)

¿Me extrañas?...
















¿Me extrañas?

A veces me lo pregunto
y la respuesta sé que es
un interrogante mudo


©Diosa(E.M.R)

Un cuervo




Desde que te fuiste
no soy más que un viento helado,
cruzando los polos
y el mundo de lado a lado.


Una sombra pálida
que se eleva desde el suelo,
buscando quizás
combinarse con el cielo.



El vapor etéreo
que se esfuma en el ambiente,
llegando a las nubes
para ser gota insistente.



O tal vez un cuervo
oteando los depojos,
de aquellos recuerdos
a la vista de mis ojos.


Desde que te fuiste
viento helado en sombra pálida
y el vapor etéreo;
¡De un cuervo con alma escuálida!


©Diosa(E.M.R)

23 jun. 2008

Flores del paisaje
















Es un extenso paisaje
con sus jardines y huertos,
si me acompañas al viaje
te lo explico con los versos
y sin cobrarte el pasaje.


Están las altivas rosas
que aunque si bien es muy cierto
que son las más primorosas,
no te fíes del envuelto
tienen puyas ...¡las hermosas!



Están también los claveles
que compiten en belleza,
con sus colores noveles
y esencia de realeza;
¡ojo! no te me desveles.



Y están las frescas violetas
con sus flores tan moradas,
de aromas tan de veletas
y es que a veces enmarañan,
las apariencias berretas.




Relucen los girasoles
más allá en el verde huerto,
que como los parasoles
tapan frutos del terreno,
y ellos brillan como soles.



Y allí están las margaritas
con sus pétalos tan blancos,
que como si de varitas
se tratasen de los magos,
del amor si o no lo citas.



Más allá encuentras los cardos
casi ocultos a la vista,
como si sus visos pardos
y hojas por ser algo ariscas,
no fueran dignas del bardo.



Moraleja-


No te fíes del envase
por poseer gran belleza
y su presencia con clase,
sí quieres hallar pureza
el secreto está en su base.



©Diosa(E.M.R)

La puerta está abierta...



Aún la puerta está abierta
y en la chimenea el fuego
arde con bastante apego
aunque este la leña yerta.


Aún están los rincones
cubiertos de ecos callados
queriendo ser escuchados
con todas sus emociones.



Todavía en la cocina
huele a café recién hecho
y mueve tan satisfecho
la cola el perro en la esquina.




Aún tengo tu mirada
clavada en el corazón
y perdida la razón
en tu sombra adormilada.





Todavía están calientes
las sábanas en el lecho
y aún siento sobre mi pecho
aquellos besos ardientes.




Aún calcina en mi piel
las caricias de tus manos
y de tus dedos ufanos
quedan huellas a granel.



Aún la puerta está abierta
esperando que la cruces
en el pasillo las luces;
y yo te espero despierta.



©Diosa(E.M.R)

20 jun. 2008

Lascivia...




Sí, justo te tengo
entre la pared
y el filo cortante de mi aliento
marchito de sed.


¡Ya no puedes huir!
estás en mis manos....
ansiosas por recorrerlo todo
sin ningún reparo.


Y puedo morder
la curva del cuello,
deleitándome sin mucha prisa
alargando el tiempo.


Jugar con mis labios
de húmedos besos,
hasta arrancarte cada gemido
oculto en tu pecho.


Y fundirte lento
con el roce suave,
que provoca el paso de mi lengua
en cada abordaje.


Extender la piel
sujeta al deseo,
bebiendo cada gota de ti
de extremo a extremo.



Sí, justo te tengo
donde yo quería,
y eres reo en el juego del sexo...
de mi gran lascivia.



©Diosa(E.M.R)

19 jun. 2008

El barquero....



















En la orilla del río Aqueronte
él me espera sin ninguna prisa,
para llevar mi sombra indecisa
en su barca al nubloso horizonte.




Miro bajo mi lengua si llevo
el óbolo justo para el viaje,
no quiero vagar en el paraje
esperando mi suerte de nuevo.




Ya me encamina a golpes de remos
que se hunden en las aguas brumosas,
de extrañas esencias olorosas
y en el otro lado nos veremos....



Allá donde las almas reposan
y que según cuenta la leyenda,
es del sueño perenne- la hacienda-
de tierras y losas que se adosan.


©Diosa(E.M.R)

18 jun. 2008

Apreciaciones..




Cuando puedas oír tras el silencio
el eco que flotando de dicción,
queda en los agujeros de su espacio.



Podrás notar como mi corazón
te murmura aún sin tener jerigonza,
su melodía con gran emoción.


Cuando veas girar como peonza
matices de colores en el viento,
y resplandecer una estrella zonza.



Podrás comprender porque cada aliento
que se escapa plácido de mi pecho,
va ligado y denota lo que siento.



Cuando sientas como recorre el lecho
los sueños desparramados del alma,
y se esbozan en las bordes del techo.



Podrás apreciar el tacto que empalma
y engancha cada sentido escondido,
en el interior con completa calma.



Cuando adviertas que no vino el olvido
a borrar huellas de la remembranza,
a pesar de todo el tiempo vencido.



Podrás concluir que jamás la esperanza
se ausento en las pisadas del camino,
porque nunca malogré la confianza
de que algún día cambiara el destino.



©Diosa(E.M.R)

17 jun. 2008

Vacío..



















Espacio hueco
donde acto de presencia
hace la ausencia.



©Diosa(E.M.R)

Amigas..




AMIGAS

Ella y yo: dos,
complicadas, amigas
de corazón.

MeRieM
(gracias)


Adagio















Con el alma abierta en dos
llora lágrimas saladas...,
y sus notas desgranadas
el adagio de un adiós.


En el viento los acordes
rozan las ramas partidas,
del corazón con heridas
ensangrentando sus bordes.


Y el eco se arremolina
entre las tumbas dormidas,
del pasado que vencidas
quedaron en una esquina.


Su triste composición
con desgarros del dolor,
porque marchito el amor;
¡vacío en el corazón!



©Diosa(E.M.R)

14 jun. 2008

Palabras marchitas..














Esas palabras
que acaban engullidas
por mi garganta.



©Diosa(E.M.R)

La feria de las mentiras..




Las palabras son un circo ambulante
que igual que vienen se van con el viento,
si escritas no se dejan con acento
puede ser que varien más adelante.



Del carrusel que es la vida la duda
es que nos quieran dar gatos por liebres,
ya que en el arte de mentir -orfebres
hay demasiados -¡que la verdad muda!



Tómbolas de promesas y regalos
no son siempre obviamente lo que muestran,
tras su belleza tan despampanante .




El no andar con cuidado dona palos
y es que magos con mentiras adiestran,
la vista con chistera muy brillante.



Porque en lengua galante
puede haber un disfraz,
¡de feriante con un gesto falaz!



©Diosa(E.M.R)

Poemas


















Son las palabras
que igualmente de mi
hablan de ti.


©Diosa(E.M.R)

11 jun. 2008

Hiedra..




Como la hiedra que al muro se enrosca
contorneo mis ramas sarmentosas,
y con hojas perennes tan verdosas
hago una red donde atrapo la mosca.




Con las bayas negruzcas de mi boca
succiono todas las savias aguosas,
que tienen sus sustancias afectuosas
y si espera librarse..... se equivoca.




Del terreno boscoso de mis brazos
no hay ejecutables escapatorias,
queda exhausto de tantos aletazos.


Y entre las matas verdes amatorias
sufre con la fricción los arañazos,
del fruto perspicaz de mis euforias.






©Diosa(E.M.R)

Olvidada..













Olvidada la cubre una capa
de motas de polvo ceniciento
que recreo el tiempo con destiento
y las sombras de la noche tapa
esos espejos del sentimiento.



Olvidada en un viejo rincón
envuelta por un tupido velo
que desgarra con fuerza el anhelo
haciendo añicos el corazón
como cascajos de frío hielo.


©Diosa(E.M.R)

10 jun. 2008

Placeres infernales...




Entre las llamas infernales
yo…. tu súcubo de placer
con apariencia de mujer
tú....mi íncubo en los bacanales.



Juegos de vicios capitales
con los que goza lucifer
y a ti te hacen enloquecer
-esas complacencias carnales-



Eres demonio complaciente
de la combustión lujuriosa,
yo ..tu víbora más ardiente.



Una mixtura apetitosa
es nuestro erotismo candente;
¡pura pasión pecaminosa!



©Diosa(E.M.R)

5 jun. 2008

En el valle marchito




En tierra desolada
estatuas pétreas
erigidas al sol
de color térreas,
que lloran
sangre seca a deshoras;
al viento
los quejosos lamentos
de muertos
errantes de aquel huerto.




Y yo lastimosa alma
entre cadáveres
hechos huesos y polvo
de los dictámenes,
me agarro
al ramal del desgarro;
flor muerta
del alma entreabierta
al grito
del lacerante olvido.






Las almas vagabundas
del más allá
sombrías compañeras ,
en el umbral
al reino
de los muertos decrépitos,
marchito
el valle donde habito,
porque
tú ….fuiste daga cruel.


©Diosa(E.M.R)

Muro..


















Manuscribir con signos ilegibles
en el muro de mis lamentaciones,
todas las singulares variaciones
que fueron a tus ojos invisibles.



Trazar entre sus grietas expansibles
las ocultas efigies de adhesiones,
que la vida prendió a mis emociones
deshaciendo sus sombras tan terribles.



Para luego plantar todo con germen
de hiedra y que sus ramas sarmentosas,
oculten los dolores a la vista.


Esperando que con el tiempo mermen
y broten las violetas olorosas,
de mi mata ya libre sin arista.




©Diosa(E.M.R)

3 jun. 2008

Existente..




Hay relatos que se quedan grabados
en el libro de la memoria,
si embargo otros son fugaces dictados
que giran y giran cual noria....


De arriba a abajo por todos lados
como una brisa aleatoria,
hasta que terminan siendo olvidados
de manera definitoria...



Para que con la nuestra
eso nunca pasara,
la he escrito con tinta permanente...

Y como corta muestra
deje que la pisara,
el olvido... ¡venció sigue existente!



©Diosa(E.M.R)

2 jun. 2008

Como guerrera

















Como guerrera medieval
me batiré en cruentas batallas
hasta derribar las murallas
y pasar el foso abismal
tomando tu alma con agallas.



Enfrentándome a los fantasmas
que deambulan sus almenas
partiré con fuerza cadenas
y arrasaré los ectoplasmas
justo con sangre de mis venas.




Encerraré en los calabozos
a los demonios que se atrevan
y que contra mi se sublevan
esos que causaron sollozos
con las tristezas que conllevan.




Defenderé a brazo partido
con el corazón en la mano
de cualquier ataque cercano
hasta que este caiga vencido
al suelo como vil gusano.




Resguardado así tu morada
de todas las villanas dagas
evitando que causen llagas
en la mirada acastillada
sí con tu sonrisa .. ¡me pagas!




©Diosa(E.M.R)