2 oct. 2008

Tiempo otoñal..





Tras el cristal del vano languidece
el fulgor dando paso a las umbrías,
que traen en sus manos las vacías
horas que en la mudez el aire mece.



Como al árbol desnudo de hojas mustias
que se desmayan sobre el suelo frío,
y es batido por el viento con brío,
tal cual sacude al alma las angustias.





Tardes grises que opacan los espejos
donde resbala la lluvia abundante,
sobre la árida piel desuso instante
de voces provenientes de muy lejos.




Que la nostalgia envuelve con escarcha
álgida, presagiando la tormenta
de recuerdos y de sueños hambrienta,
que hiere mi mente desde tu marcha.




Como rama que hendida por el rayo
al colarse las pútridas distancias
del olvido se muere sin sustancias,
y no florecerá al comenzar mayo.




¿Cual máscara ponerse ante el no cuerdo?
¿Cómo mudar las notas compungidas?,
si las aves volaron en partidas
dejándome tan sólo tu recuerdo.



En hojas secas y desparramadas
de mi memoria, al tiempo marga ajada.



©Diosa(E.M.R)

1 comentario:

Juani lopes dijo...

realmente no sabe lo que se pierde al rechazar tu amor
saluditos