1 ago. 2008

La flor más bella...




Tiene mi chiquilla una clavellina
prendida en su mata de pelo,
y con su paso en cada esquina
va dejando un olor de terciopelo.




Se giran prestas del jardín -las rosas-
al percibir esa fragancia
y tornan a rojas por envidiosas,
queriendo pá sí esa elegancia.



Cuchichean las blancas margaritas
que por donde mi niña pasa,
invade el aire con sus exquisitas
esencias que todo traspasa.




Y más allá las bellas azucenas
rabian al ver al jardinero,
que cada día deja sus faenas
para decirle -¡ay por ti muero!-




©Diosa(E.M.R)

2 comentarios:

Juani lopes dijo...

muy bonito, como la propia rosa
saluditos

Diosa dijo...

Gracias Juani, por tus palabras.

Saludos