9 ago. 2008

Más allá de lo ostensible...




Sin saber como..he conseguido desprender los apósitos de lo material asido a mis ojos, trémulos mis párpados se han abierto a lo desconocido, y súbitamente su fulgor incorpóreo ha penetrado por los iris haciendo saltar los cerrojos aherrumbrados del intelecto, barriendo sus ángulos de raciocinios, de equidades, de discernimientos, y juicios acumulables propios de lo lógico que se muestra.

Y una vez echado abajo los muros de lo razonable, mis pupilas se han ensanchado permitiendo que la refracción sea inversa a lo común en las córneas y los cristalinos, consiguiendo ver en la oscuridad como si tal cosa, como si estuviera en pleno día, y la luz barriera las sombras mortecinas de cada esquina, no sé, como de una manera incompresible se ha abierto ante mí, un mundo extraño, una dimensión invisible, un tanto surreal.


La habitación es por completo una materia vaporosa, en la que mi cuerpo se entremezcla como si fuera un espectro sin consistencia, y mis oídos han escuchado el silencio ese que se puede percibir pero no oír pues nada contiene, lejos de lo que creía, no es tan gélido, ni tan mudo, los ecos andan adheridos a él, y son cálidos algodones que se deshacen al tocarlos, desprendiendo inauditamente sonidos. ¿Será que las voces emitidas a lo largo de la vida al aire son recogidas por él?.

He deslizado mis dedos por la ausencia, y atónita he visto gotas ínfulas donde se guardan imágenes pasadas, que aún siendo trasparentes, tope con una dureza que no esperaba, como si fueran de cristales compactos y no etéreas sustancias inmateriales, ¿acaso los recuerdos son entes incorpóreos?, que vagan suspendidos en el vacío, que sentimos pero no vemos como algo tangible, quizá no se evaden en la espiral del tiempo ni en la progresión de la memoria, pero si ante los ojos.

Además he paladeado los pedazos salinos de la indiferencia, cáusticas columnas de vapor volátiles que me han revuelto el estómago y olido su fétida esencia hasta marearme.


De tal fenómeno paranormal, he llegado a comprender que quizá bastaba con derrumbar barreras racionales en el cerebro, para que los sentidos captaran lo que por naturaleza le ha sido vedado.

¡Quizá la realidad sea un velo opaco que impide ver lo físico de aquello que tenemos por irrealidad!....o tal vez lo que conozcamos como locura encierra un mundo tan inequívoco que a los cuerdos se nos ha prohibido.



©Diosa(E.M.R)

4 comentarios:

cuchhhi dijo...

FABULOSO

el de la Locura y la Cordura son paises que comparten fronteras, estas estan muy poco vigiladas...
asi que baila como si nadie te viese
LOCA!

UN ABRAZO

cuchhhi dijo...

había susurrado cosas de mi
que desconocía
que no rondaron mi cabeza llena de esquinas
hasta que oí
el enorme sonido
de la Soledad
ese largo silencio fascinante que lo cubre todo
con un manto velado de tinieblas
o contradicciones
resonó fuerte dentro de mi
porque mi corazón está hueco.

en todas las direcciones
se detonan cada día las almas
explotan como supernovas
como lejanos quasares permanecen
en los recuerdos
tan impenetrables para mi comprensión humana
nisiquiera para la debilidad
que me mantiene ileso.

se precipitan mis deseos por las laderas ásperas
como la luz del sol
y las sombras húmedas
corren veladas
oliendo a Muertes
y sin perder el apego a la Existencia.

la esencia de este mundo
se desplaza bastante por debajo de su superficie
más allá de mi alcance
más allá del poder de mi intromisión
en la Inocencia
allí ningún hombre es inmune
a las dificultades de la Vida
siendo siempre vagabundo
en una Tierra prehistórica.

Alf dijo...

Solo hay que atreverse a atravesar la puerta. Esa que tiene un letrerito que dice: Solo para locos.

Anónimo dijo...

Sólo un poco:
pensé todo es ojo
me dije es catatónico
o habra derruido
la inmortalidad
y es infinitamente infeliz?

anti-maestro.