26 jun. 2008

Un cuervo




Desde que te fuiste
no soy más que un viento helado,
cruzando los polos
y el mundo de lado a lado.


Una sombra pálida
que se eleva desde el suelo,
buscando quizás
combinarse con el cielo.



El vapor etéreo
que se esfuma en el ambiente,
llegando a las nubes
para ser gota insistente.



O tal vez un cuervo
oteando los depojos,
de aquellos recuerdos
a la vista de mis ojos.


Desde que te fuiste
viento helado en sombra pálida
y el vapor etéreo;
¡De un cuervo con alma escuálida!


©Diosa(E.M.R)

No hay comentarios: