31 may. 2008

Vahos...


































Vahos…



Llevabamos toda la tarde
cruzando tímidas miradas
entre las sillas apartadas
y tu sonrisa era un alarde.




Y aquella noche en el silencio
fuimos humos entrelazados
mezcla de vicios y pecados
que el desvarío providencio.




Que se elevaban hasta el techo
de la fantasía soñada
guardada en el ángulo estrecho.



Y nos sorprendio la alborada
entrecruzados en el lecho
como aromas sobre la almohada.



La niebla perfumada
de un sueño que provoca
que evoque tu olor y me aloca.


©Diosa(E.M.R)

No hay comentarios: