26 ene. 2008

Estigia














En la laguna del infierno
habito sin ninguna calma,
en curso de perenne invierno
aunque su calidez desalma,
cala en el cuerpo un frío eterno.


Vagando entre sus negras aguas
se encuentra la lastimera alma,
flotando olvido sobreaguas,
y con opacidad que empalma,
emanando vapor de fraguas.


En la perpetua oscuridad
entre las penumbras volátiles,
y sin bastante agilidad,
me muevo por nieblas errátiles,
presa de culpabilidad.




Un imperecedero rumbo
con un continuo circunloquio,
y por eso total sucumbo
en un hilarante coloquio,
con murallas que no derrumbo.




Tintinean en mis oídos
lejanos ecos sepulcrales,
de espíritus alicaídos,
que moran desde los anales,
en lodazales corroídos.




En el terreno del estigio
excomulgada sin remanso,
sin el privilegio al litigio
que me otorgue eterno descanso,
de tan insólito vestigio.



©Diosa(E.M.R)

No hay comentarios: