11 ene. 2008

El templo














Ven acércate despacio
y penetra en la pagoda,
que la pasión acomoda,
y del deseo es prefacio.



Adéntrate en el santuario
y venera mi figura,
con exquisita soltura,
como tal devocionario.


Ven inclínate ante el fuego
de mis cúpulas enhiestas,
surgidas como ballestas,
preparadas para el juego.



Faena sobre mi piel
con las manos de escultor,
dándole forma y calor,
con esos labios de miel.




Ven póstrate ante el altar
del cuerpo semidesnudo,
y cúbreme con tu escudo,
tan dispuesto a batallar.




Abre las puertas del templo
que aguardando con placer,
te espera para yacer,
acrecentando el destemplo.



Ven ingiere del pecado
que te consagra mi copa,
jugo que con dicha dopa,
y es por todos venerado.



©Diosa(E.M.R)

No hay comentarios: