14 dic. 2007

Con la luz del día....



Cuando amanece,
de la noche se evaden
las sombras ocultas en las esquinas,
y con la luz del día
todo se ve distinto,
la estancia menos fría
y de otro color lucen las paredes,
ya no dibujan raros personajes
tan variopintos,
ni extravagantes
siluetas zafias.





Cuando se asoma el sol de la mañana
tras los cristales,
el delicado brillo
de sus centellas
todo el espacio barre,
hasta otra melodía
cubre el vacío,
un pájaro en su nido
que pía alegremente
a pesar del frío,
en lo alto de las ramas.




Cuando amanece
y todo se despierta,
corre dispuesto
el silencio a velarse tras la puerta,
y un aroma selecto
a café recién hecho
el aire impregna,
y en las calles se escuchan
como lejanos ecos,
las voces que murmullan
un día nuevo.





Y es que cuando amanece
la luz del día
todo lo cambia


©Diosa(E.M.R)

No hay comentarios: