6 nov. 2007

Mi Tierra...




Mi tierra/ huele a sal
y en sus rincones
se intercala la brisa
de sedosas caricias marineras,
y en sus balcones
florece la sonrisa
de mujeres coquetas
como azahar.




Mi tierra, en ella
no consigues percibir donde acaba
el mar y empieza el cielo,
no distingue horizonte,
ni si/ aquellas
chicas gaviotas
se bañan entre nubes de algodones
o surcan por las olas.




Mi tierra tiene aromas
que recorren sus calles,
tiene hermosos colores en sus parques,
y los rayos asoman
haciendo de su luz y brillo alardes,
entre las sombras
de /árboles arcaicos plenos de hojas
con hermosas flores de terciopelo.






Y es en mi tierra,
que en cada esquina
el arte, la poesía y el duende
boga como barquita,
se resguarda entre murallas
castillos y baluartes
tan altaneros, defensores
que ni el mismo Napoleón Bonaparte
pudo con sus cañones.



Mi tierra, sus raíces
mezcla de razas
y el don de gente,
engancha con el alma
que vuela por coloridos tejados
y se desprenden
espíritus alegres de enlosados
en torretas de distintos matices.




Acá, mi tierra!!
donde fluye el flamenco
desde su suelo,
y la palabra vuela
en un danza con la imaginación,
ella tan presumida
es la musa del pintor en el lienzo,
llena de algarabía e ilusión.



Ella, Cadiz
es tacita de plata
y un rincón con matiz
donde su duende se sujeta al alma.


Diosa(E.M.R)

No hay comentarios: