20 nov. 2007

Desnuda..




Sentirme tan desnuda
como aquellas paredes descorchadas,
tan faltas de colores
sin ninguna lámina que la adorne
y revista las zanjas,
esas que tan oscuras
dejo el paso del tiempo
al descubierto.




Sentirme despojada
como el frío techo que sobre el suelo,
por el vendaval quedo
contemplando la noche
con sus estrellas, y la luna muda
con su silencio clava
pequeños aguijones
en la penumbra.




Sentirme desvestida
como el árbol al llegar el otoño,
que malogra sus hojas
a favor de ese viento
que tardes largas y grises anuncia,
como sin más despojan
las rosas los pétalos que eran bellos
y sus adornos.





Sentirme tan privada
como la tierra de la alfombra verde,
por la fría llegada
del descarnado invierno,
que recubre con nieve
petrificando con toda crudeza
cada cóncavo abierto
de mi silueta.



©Diosa(E.M.R)

No hay comentarios: