17 oct. 2007

Historia


















Quererte sin mas, parte en mil pedazos
sin tener los reemplazos,
mi pobre corazón y desespera
la distancia, haciendo de carcelera
esta tediosa espera.



Duele el recuerdo, de aquellos abrazos
que fueron nuestros lazos,
y el avance del tiempo con su austera
marcha, deja en el alma una barrera
que es imperecedera.




Quedan aun en mí las suaves caricias
de tus manos, que mi rostro atrapaban,
y esa mirada clara
que embelesaba todos mis sentidos.



Y en el silencio de labios dormidos,
quedarán las palabras que ayudaban
contra esa trama rara,
que el maquinó con celos y malicias.



Diosa(E.M.R)

No hay comentarios: