17 oct. 2007

El párroco



Cuentan las vecindonas
que todas las mañanas
al tocar las campanas
salen las madrugonas.


Corren a misa de ocho
y critican que no es
por oír el gran sermón
si no por verlo a el !!.



Y por el primer banco
hasta tienen disputas
ay madre que tendrá!!
este reciente cura.


Prestas van las señoras
a contar sus pecados
de alcobas con amantes
que tienen bien guardados.



Y cuentan maliciosas
que en esa sacristía
la señora del marques
entra todo los días.


Dicen que sale el cura
con la sotana mal
puesta/ y la marquesa
se le ve las enaguas.


Por unos pocos reales
que echar en el cepillo
sin pelos en la lengua
lo cuenta el monaguillo.


Ni los secretos pueden
ocultar en la iglesia
todos saben que el párroco
no cumple la abstinencia.



Ni puro ni los votos
ni tanta castidad
que la carne le tienta,
y no hay otra verdad.


Diosa(E.M.R)

No hay comentarios: