5 may. 2014

Nuevo Blog

Tras un tiempo de descanso, un necesario respiro de dejar aquí palabras,(que no de escribirlas), manteniendo esto cerrado, reabro el laberinto, aunque quedará tal como está, será la conexión entre cabeza y pecho, entre axiomas y latidos, en un nuevo espacio"Entre las vértebras" donde podrán seguir leyéndome si quieren.

Besos y abrazos a tod@s:)





12 jun. 2013

Mendacidad...

 
Fotografía by Damian
 
 
 
Mendacidad...
 
 
Tantas veces negué lo cierto..
poniendo la mano en el fuego
que aún sintiendo arder el pecho
en una hoguera de recelos
abrazaba su verbo dentro,
siendo fe ciega en el destino
anduve sobre mil cristales rotos
sin importar que sangraran las llagas..
por mendigar un pedazo de cielo
negado a los ojos del viento.
 
 
Ni idolos, ni altares del tiempo
donde mantener la vela prendida
de esta vida cansada de los credos..
que echan por tierra cada sueño,
fue su nombre gloria bendita
pan en el vientre hambriento..
de tanto devorar silencios,
y agua en la garganta sedienta
llena de palabras de arena..
de un sentir desterrado en un desierto.
 
 
Encarni Mejides©2013

Sin salida..


Fotografía by Рахимов Рустам



Sin salida..
 
 
 
¿Dónde se esconde el haz de las mañanas?
en este enjambre de sombras silentes
que se ciernen sobre huesos dolientes..
rotos sin sueños, de tiempos sin ganas.
 

¿Quién cerro a cal y canto las ventanas?
dejando el mundanal ruido de gentes..
y la palabra en un rincón de ausentes,
que polvo es la vida en las sienes canas.
 

Puede quizá el aire hallar un resquicio..
para huír de los pulmones  de la nada,
sin que ello sea en el labio un suplicio.
 

Si veo transcurrir las horas sentada
sin algo que muestre un pequeño indicio..
un paso a la mirada descarnada.
 
 
 
Encarni Mejides©2013
 

Sin dogma...

 
Fotografía by jarrod343
 
 
 

Sin dogma...
 
 
Cuando la fe esta perdida en el frío yermo
entre el silencio y el olvido,
¿A qué aferrarse para no caer?
en la más absoluta indiferencia,
en una nada despiadada..
que a dentelladas desgarra la vida
como si fuera una alimaña hambrienta,
si alguna vez dentro de este pecho
sé que moraste como aliento
abrazando ciegamente tu verbo..
¿por qué dejaste que el tiempo?
con sus zarpas de viento
descarnase la piel del sueño
y que el mundo que alzé en mi mente
se viniera abajo de un golpe
para quedar bajo los pies de sal
tan sólo como un puñado de arena,
si los ojos de auroras y celestes
se llenaban desterrando las sombras
en las esquinas de la madrugada
y a borbotones manaban palabras
en estos labios que amaban tu nombre
entre las sábanas sagradas,
porque pasaron a ser cruel mortaja
envolviendo de indolencia el sentido
de esta mujer que te tenía en su alma..
a ti, hombre,¡cómo su único credo!
 
 
Encarni Mejides©2013